En la actualidad, existen muchas modas a disposición del público y muchas de ellas, por su originalidad o por su rareza, hacen levantar constantemente las cejas de las personas más conservadoras de la sociedad. pies de loto

Se suele decir que “la belleza suele doler o que cuesta mucho” y puede que no haya nada más certero, como el de las mujeres del plato en el labio o el que conoceremos ahora, que ocurría en el pasado en China, con la obsesión de los pies pequeños, también conocidos como “pies de medialuna” o “pies de loto”. pies de loto

pies de loto

Las mujeres tuvieron que sufrir dolores inimaginables para complacer la mirada de los hombres o para sentirse más dignas y hermosas.

Mediante calzados intervenidos, a las niñas se les iban moldeando los pies según la forma que se les quisiera dar, éstos debían ser siempre pequeños; también la tendencia era que la punta fuera afilada, lo que provocaba que los dedos se enroscaran hacia la planta.

pies de loto

Unos 12 centímetros debían medir los pies. Esta tradición duró más de mil años en China. Consistía en un tipo de vendaje que se ponía a las niñas, aproximadamente a los cinco años. Con el tiempo, los pies se iban amoldando a la forma de la venda y los zapatos usados para este fin.

pies de loto

Este era un proceso enormemente doloroso para las niñas, dado que los huesos de los pies, al poner barreras a su crecimiento, se rompían y se deformaban. En muchos casos se ponían vidrios en los pies, para que estos se lastimaran y se pudiera retirar un poco de piel o carne muerta y así hacer los pies incluso más pequeños.

pies de loto

Esta deformación hacia que los pies de las mujeres adquirieran un aspecto “de loto” que los hombres de la época consideraban enormemente eróticos, siempre y cuando esas deformidades permanecieran ocultas por ricas vendas y preciosos zapatos que enfatizaban la forma sin dejar a los demás ver los graves problemas físicos que suponían para las mujeres.

Además, esta deformidad obligaba a las mujeres a andar apoyando todo su peso corporal en la punta de los dedos, andaban de una forma considerada muy sensual y erótica para los hombres de su tiempo, lo que aumentaba su atractivo.

pies de loto

Aunque la práctica se abolió en la segunda década del siglo XX, la costumbre pesaba más que la ley y muchas mujeres continuaron vendando los pies de sus hijas con el objetivo de conseguirles un buen matrimonio y garantizarles así un futuro mejor.

Aún sobrevive una de las últimas mujeres con “pies de loto” en China

Ella es testigo de una tradición brutal y despiadada que mutilaba a las niñas de por vida en China: el vendaje de los pies para que no crecieran más allá de una longitud ideal de ocho centímetros.

“Yo no quería, porque dolía mucho. Nadie quería. Usábamos un trozo de tela para vendarnos los pies. Y mi madre lo cosió para que no me lo pudiera quitar”, asegura la señora Zhao, quien a sus 92 años es una de las últimas víctimas vivas de aquella tradición milenaria.

La señora Zhao también era consciente de que, además de su futuro esposo, su futura suegra examinaría sus pies minuciosamente, y la trataría a golpes si éstos eran grandes.

“Nadie me iba a querer si no me vendaba los pies. Y me tratarían mal, con los pies grandes. A mi esposo le gustaban mis pies pequeños”, nos cuenta.

La señora Zhao se mueve lentamente, con pasos cortos y torcidos, y ayudada por un bastón de cuatro pies. Sociable y muy agradable es una de las cientos de mujeres localizadas y retratadas por el británico Cameron Hack,  afincando en Pekín y aficionado a la fotografía, que ha viajado por toda China documentando las secuelas de esta cruel y extinta práctica.

 

También te recomendamos ver: Eventos trágicos y accidentes que ocurrieron mientras se grababa una película

loading...